Importantes resultados fueron discutidos en seminario sobre Bienestar en la infancia en Chile

Investigadores del Centro de Estudios en Bienestar y Convivencia Social (CEBCS) y del Centro de Investigación en Complejidad Social (CICS), junto a la invitada internacional Livia Bedín, expusieron distintos estudios sobre el bienestar en niños, niñas y adolescentes en contextos educativos.

En el marco del proyecto interfacultades Estudio Internacional sobre Bienestar Infantil ISCWeB, el Centro de Estudios en Bienestar y Convivencia Social (CEBS) de la Facultad de Psicología y el Centro de Investigación en Complejidad Social (CICS) de la Facultad de Gobierno, organizaron el seminario sobre bienestar en la infancia en Chile: aportes desde la escuela.

La actividad se realizó en Santiago el 1 de octubre y en Concepción al día siguiente, consiguiendo una convocatorio de cerca de 150 asistentes entre ambas sedes.

En Santiago, la Decana de Psicología, Teresita Serrano entregó a los presentes palabras de bienvenida, destacando el importante trabajo del CEBSC en el desarrollo de la investigación en esta temática. Mientras que en Concepción, el evento lo abrió el Vicerrector de Investigación y Doctorados de la Universidad del Desarrollo, Sergio Hernández y del Director de la Facultad de Psicología UDD, Fernando Reyes. Ambas autoridades destacaron la importancia de los estudios que realizaron los expositores y el apoyo y participación que recibieron por parte de los colegios.

El Director del Centro de Estudios en Bienestar y Convivencia Social, Jaime Alfaro, fue el primer expositor quien presentó su estudio titulado “Edad y vínculos en el Bienestar de niños, niñas y adolescentes”. Éste se enfoca en el bienestar subjetivo y porqué es relevante, la edad y las dinámicas psicosociales del desarrollo que afectan la trayectoria del bienestar, y por último la relevancia de los vínculos en el bienestar de los niños.

“Comprender el bienestar de nuestros niños, niñas y adolescentes es complejo, ya que hay que entender los distintos contextos donde se desenvuelven, como la casa, la escuela y con sus compañeros. El querer saber sobre el bienestar de los niños tiene tanto un valor académico como social”, destacó Alfaro.

El segundo expositor fue Jorge Fábrega, quien es Director del Doctorado en Ciencias de la Complejidad Social DCCS y que presentó su estudio (en proceso) titulado “Measuring School Climate using Anchorig Vignettes for chilean adolescents”, el cual realizó junto al académico de Psicología, Jorge Varela.

“Realizamos el estudio con 336 cursos de distintos colegios a lo largo de todo Chile. A través de viñetas de anclaje pudimos rescatar respuestas ocultas sobre las realidades de cada alumno. Estas viñetas representan un orden lógico entre lo bueno y lo malo, donde les preguntábamos sobre el clima de convivencia por ejemplo a través de casos ficticios”, explicó el director.

Luego fue el turno de la invitada internacional, Lívia Bedín, quien es investigadora de la Universidade Federal de Rio Grande do Sul. La académica presentó un estudio sobre los “Indicadores del bienestar subjetivo en la infancia y adolescencia en Brasil”, donde destacó la importancia de tener datos subjetivos del bienestar de los niños tanto positivos como negativos.

“El objetivo de este estudio fue recolectar datos representativos sobre la vida de los niños, como sus propias percepciones y evaluaciones de su bienestar y aspectos relacionados con sus vidas. Aquí participaron niños entre 8 a 12 años de distintas ciudades de Brasil, lo que demostró que la edad es un factor determinante sobre cómo los NNA perciben su bienestar”, comentó Bedín.

Por último, la investigadora asociada al Centro de Estudios en Bienestar y Convivencia Social Mariavictoria Benavente, junto a la coordinadora general del Centro de Investigación en Complejidad Social Tamara Yaikin, presentaron “Resultados Estudio Internacional sobre Bienestar Infantil (Proyecto ISCWeB 2017-2018)”. El estudio fue realizado en escuelas urbanas de la Región Metropolitana y la del Biobío a niños y niñas entre 8 a 12 años.

“Partimos aplicando un cuestionario ISCWeB Internacional donde les preguntábamos cosas sobre familia, entorno, amigos, etc. Hicimos un pilotaje al principio para saber qué palabras no entendían del cuestionario o cómo mejorar la forma de preguntar. A través de los resultados nos dimos cuenta que a medida que aumenta la edad, disminuye la satisfacción de la vida en los niños (bienestar subjetivo)”, comentaron las investigadoras.

El seminario finalizó con un panel de conversación, donde los cinco expositores respondieron las preguntas y dudas del público presente.

Compartir