[Reportaje] Evaluación auténtica: Formando profesionales integrales y de calidad.

El Centro de Investigación y Mejoramiento de la Educación CIME, trabajó durante dos años en el proyecto titulado “Vinculando la Universidad con el Mundo Laboral. Implementación de la metodología de evaluación auténtica en Educación Superior”. En el siguiente reportaje revisaremos los detalles sobre este proceso.

La evaluación de los aprendizajes es una de las prácticas docentes que mayor impacto tiene en el logro de resultados de aprendizaje en los estudiantes (Darby, 2008; Gulikers, Kester, Kirschner & Bastiaens, 2008; Meckes, 2007; OCDE, 2012. Sin embargo, a pesar de la relevancia que poseen las prácticas evaluativas, éstas presentan grandes dificultades. En Chile, la evaluación del aula es el área más deficitaria de la práctica pedagógica, de acuerdo con las evaluaciones del desempeño realizadas a docentes del sistema escolar público en los últimos años (Manzi & Flotts, 2007; Manzi, González & Sun, 2011).

En Educación Superior estas dificultades se replican. En la mayoría de los casos, su rol de certificación (si se aprueba o no un curso), suele ser más preponderante que la información que entrega sobre en el desarrollo de aprendizajes profundos por parte del alumno (Wiliam, Lee, Harrison & Black, 2004; Wu, Heng, & Wang, 2015). Sumado a esto, las evaluaciones se orientan a medir sólo el recuerdo de información y no la elaboración e integración de conocimiento, resolución de problemas o aplicación del saber (Rodríguez-Gómez, Ibarra-Sáiz, Gallego-Noche, Gómez-Ruiz Y Quesada-Sierra, 2012). Aún persiste la medición de habilidades memorísticas y el uso preponderante de pruebas de lápiz y papel, por sobre la utilización de metodologías basadas en desempeños, que tengan mayor valor en el mundo real. De alguna forma, los formatos de evaluación que se utilizan tienden a ser relevantes para el profesor, pero no así para los desempeños que se exigen fuera de las aulas (Vanaki & Memarian, 2009).

Uno de los modelos que se hace cargo de estas dificultades, se trata de la Evaluación auténtica.  Este tipo de evaluación se entiende como realismo, contextualización y problematización a la hora de enseñar y evaluar los contenidos curriculares. Se pretende acercar lo que ocurre en las aulas con lo que se enfrenta en la vida real, replicando las tareas y estándares de desempeño que típicamente enfrentan los profesionales en el mundo del trabajo (Gulikers, Bastiaens, Kirschner, 2004; Monereo, Castelló, Durán y Gómez, 2009). De esta forma, la evaluación auténtica se hace cargo de la escisión entre lo que se aprende en la universidad y lo que se requiere saber y hacer en la vida real, intentando disminuir esta brecha (Baeten, Struyven & Dochy, 2013; Monereo, 2009).

Estos antecedentes, motivaron a la Dra. Verónica Villarroel, Directora del Centro de Investigación y Mejoramiento de la Educación (CIME), de la Facultad de Psicología de la Universidad del Desarrollo, a poner como foco de estudio las prácticas de evaluación del aprendizaje. A fines del año 2013,  se adjudicó el proyecto titulado: “Vinculando la Universidad con el Mundo Laboral. Implementación de la metodología de evaluación auténtica en Educación Superior”, financiado por el Concurso “Convenios de Desempeño” del Ministerio de Educación de Chile. Éste fue seleccionado en el lugar n° 13 de un total de 237 iniciativas seleccionadas. Lo que más se destacó de éste fue que planteaba el desafío de profundizar en un área poco estudiada en educación superior y donde existe alta resistencia al cambio: la evaluación de los aprendizajes.

El proyecto se ejecutó durante los años 2014 y 2015, liderado por el CIME, en colaboración con académicas de las Facultades de Medicina y de Ciencias Biológicas de la Universidad Concepción. La investigación buscó innovar respecto a las formas en que se evalúan los aprendizajes en la universidad, validando un modelo de formación docente en una estrategia particular de evaluación llamada “auténtica”.

11

Docentes que participaron en proyecto, capacitados por CIME

La finalidad del proyecto fue desarrollar aprendizajes de calidad y un mayor compromiso con el proceso de aprender por parte de estudiantes universitarios de tercer y cuarto año, mediante la aplicación de la metodología de Evaluación Auténtica, por parte de los docentes, durante un semestre académico. Se invitó a participar a seis carreras de la Universidad de Concepción y  seis de la Universidad del Desarrollo, las que se organizaron en dos grupos: experimental y control.

Los resultados confirmaron que la capacitación realizada tuvo un impacto positivo en la construcción de pruebas escritas con mayor autenticidad. En las pruebas 2015, aumentaron los ítems de respuesta abierta, como son análisis de casos, desarrollo breve y extenso, que son aquellos que permiten la problematización de los contenidos, por parte del profesor, y la construcción del conocimiento, por parte de los alumnos. Asimismo, mejoraron significativamente todos los indicadores de autenticidad, aplicándose con mayor frecuencia ítems con contexto, vinculándose lo que se mide en ellos con las competencias específicas y genéricas del perfil de egreso de la carrera en cuestión, y evaluándose habilidades cognitivas de orden superior ligadas al análisis, juicio crítico, toma de decisiones y transferencia del conocimiento. Todo lo anterior, facilita enfrentar a los estudiantes universitarios a pruebas más desafiantes, donde apliquen y no sólo repitan lo aprendido. Sumado esto, hubo cambios, estadísticamente significativos en los estudiantes de los docentes intervenidos. Por ejemplo mejoraron su enfoque profundo de aprendizaje, así como también su compromiso académico.

Para conocer más sobre este proyecto, te invitamos a visitar el siguiente link: Reportaje Evaluación Auténtica – CIME

5

Capacitación CIME a docentes de la carrera de Periodismo UDD.

Compartir