Psicólogo Jorge Varela habló de la importancia del colegio como contenedor de agresiones

Representantes de recintos escolares de la zona y docentes UDD participaron en seminario

Concepción.- En el contexto del Magister en Psicología Educacional (MPE) y el Centro de Investigación y Mejoramiento de la Educación (CIME), el Psicólogo especializado en la materia y académico del post grado, Jorge Varela, dictó el seminario ‘Repensando la escuela como factor protector de violencia’, el pasado viernes 04 de julio en aulas de la sede de Ainavillo.

La actividad, donde asistieron alrededor de 40 personas, entre profesores, directores, orientadores y psicólogos de colegios, además de docentes de Psicología, tuvo como tema principal la violencia escolar, sus distintos formatos, influencias y efectos.

Dentro de lo expuesto, el profesional explicó los distintos tipos de violencia (física, psicológica, sexual y cibernética), y destacó la diferencia entre los términos violencia, bullying y agresión, que si bien son distintos, pueden estar presentes todos en un mismo acto.

Bullying escolar como proceso grupal

Para ahondar en el tema de la victimización en sala de clases, Varela se refirió a investigaciones actuales donde se incentiva a analizar el efecto de los pares, relación con profesores y efecto de variables individuales en las conductas violentas, ya que todo es una dinámica grupal y todos asumen algún rol. En muchas ocasiones, tanto agresores como víctimas son rechazados por el entorno.

“No se puede ser testigo neutral en una agresión, eres parte del problema o eres parte de la solución” comentó Jorge, quién afirma que en los grupos existen: víctima, agresores, los que refuerzan agresión, y quienes ayudan y defienden. Es por eso que la tarea de docentes y psicólogos escolares, es lograr a contribuir que se generen instancias de aceptación de pares de grupos.

Catalina García, Directora del Magíster en Psicología Educacional, comentó que a pesar que muchas veces la violencia puede tener relación con variables contextuales, es posible mediante la escuela lograr un cambio “los estudios muestran que incluso en esas situaciones difíciles donde lo probable sería que los niños fueran violentos, hay escuelas que pueden “doblarle la mano” a esa predicción y disminuir la violencia. Por tanto, la Escuela puede ser un factor protector. El desafío es lograr que estos aspectos sean parte de lo constante de la escuela, y no “un trabajo independiente de lo académico” concluyó.

Los asistentes, por su parte, aportaron con experiencias personales en la materia y agradecieron la instancia que aporta a su trabajo en los establecimientos educacionales.

Para Karen Oliva, Psicóloga, el seminario les permitió analizar una de las temáticas más relevantes en escuelas, la violencia “Esto nos lleva a cuestionarnos qué hacer en los contextos educativos para prevenir la violencia escolar, es por eso que abrir estos espacios y conocer investigaciones, contribuye a replantearnos nuestro rol y cómo todos podemos ser parte en qué cada día la escuela se transforme en un factor protector ” agregó.

Jorge Varela, que actualmente  realiza un doctorado en Educación y Psicología en la Universidad  de Michigan, USA, replicó la actividad en la sede de Santiago.

Compartir