¿Por qué estudiar un postgrado?

“Por qué estudiar un postgrado es la pregunta que debemos hacernos”

Olga PizarroUn postgrado es el ciclo de estudios de especialización posterior a la graduación o licenciatura, es decir, son los estudios que realizamos una vez terminado el grado. Las razones que pueden llevarnos a tomar la decisión de iniciar un nuevo camino de conocimiento son múltiples.

Conversamos con Olga Pizarro Stiepovich, Directora de Postgrados UDD, con el fin de encontrar una orientación que nos permita tomar esta importante decisión por la razón correcta.

Olga es Ingeniero Comercial de la Universidad de Concepción, Magíster en Dirección de Empresas de la Universidad Adolfo Ibáñez, y Máster en Metodologías de las Ciencias del Comportamiento en un programa interuniversitario europeo.

– ¿Qué importancia le asignas a estudiar un postgrado?

Es importante para muchas personas que, una vez obtenida una profesión, viven un proceso de búsqueda. Suele suceder que luego de un tiempo de haberse titulado, el profesional va derivando naturalmente en algunos temas y siente la necesidad de especializarse con una profundidad mayor a la que se podría obtener a través de cursos de extensión o de educación continua. Mediante un postgrado es posible acceder al último conocimiento disponible en una determinada área a nivel mundial y aprender los avances de la disciplina.

– ¿Chile cuenta con un buen nivel de programas de postgrado o es necesario buscar en el extranjero?

El nivel de los programas chilenos es bueno en las universidades prestigiosas. Incluso en el país, y específicamente en esta Universidad, hemos sido más rigurosos en nuestros programas que muchos de nivel internacional.

– En términos generales… ¿Qué aprendizajes se adquieren en los magísteres?

Como siempre les digo a mis alumnos, en los magísteres se dan básicamente tres tipos de aprendizaje. El alumno de magíster aprende del profesor, que debe ser un experto en su área y capaz de transmitir sus conocimientos. En segundo lugar, el aprendizaje dependerá de la motivación que el alumno tenga, de su inquietud y su búsqueda. Y el tercer aprendizaje tiene que ver con el con el grupo que se forma. Y ese es un aprendizaje maravilloso, porque en todas las personas puedes encontrar algo que sea muy enriquecedor para ti y de ahí la importancia de que sea lo más multidisciplinar posible, con el fin de compartir experiencias profesionales. El trabajo en equipo es muy relevante.

– ¿Cuál debiera ser la motivación para cursar un magister?

Lo primero que diría es cuál no debería ser la motivación. Uno se encuentra con personas que deciden tomar estos programas buscando un aumento de sueldo. Y ese es un tremendo error. Es muy triste hacer un postgrado solo por tener el cartón. La clave radica en estar en constante búsqueda, con un interés de encontrar aquello que te pueda complementar y hacer un mejor profesional, que te permita un desarrollo de carrera. Por eso es tan importante que el programa cumpla con expectativas personales de formación futura. Lo que está en juego son nuestros intereses y lo que queremos llegar a ser. Detrás de un postgrado hay un esfuerzo extraordinario, por ello esa motivación, ese “mover a la acción”, tiene que nacer con fuerza desde el propio estudiante.

– ¿Qué proceso interno recomendarías vivir antes de escoger un Programa?

Lo primero es preguntarse ¿por qué quiero hacer un postgrado? La mayoría de las personas empieza preguntándose qué voy a hacer, qué puedo estudiar, y esa es una pregunta muy limitada. Como señala el especialista Simon Sinek, siempre hay que comenzar por el ¿por qué?, luego viene el ¿cómo? y finalmente el ¿qué?

Al preguntarnos por qué las respuestas pueden ser múltiples: porque quiero crecer, porque necesito profundizar ciertas materias, etc. El porqué nos abre un mundo mucho más amplio que el simplemente plantearnos qué voy a estudiar. El por qué de las cosas es una inquietud que nos acompaña desde niños y lamentablemente cuando vamos creciendo olvidamos hacernos las preguntas fundamentales.

Una vez despejado este punto, nos encontramos con el ¿cómo lo hago? Aquí vienen todos los cuestionamientos, ¿lo hago en Chile o en el extranjero?, ¿durante la semana o los fines de semana?, ¿qué formato me acomoda?, ¿de cuánto tiempo dispongo?, ¿cómo lo financio?, ¿cómo administro mi tiempo?, ¿cómo me preparo?, entre múltiples otros cómo. Finalmente llegamos al qué: ¿qué voy a estudiar?

– ¿Y cómo defino ese qué?

En mi opinión, el Programa debe ser elegido tras una conversación con el Director del mismo. Debe ser el interesado el que le haga la entrevista al director y no al revés. Aquí está en juego un manejo de expectativas. Si tú te encuentras con un director que realmente está convencido de lo que está ofreciendo, no tendrá ningún inconveniente en responder a todas tus inquietudes, mostrarte la malla, la experiencia de los docentes, la metodología de enseñanza las posibilidades que se abren, qué han hecho los ex alumnos, etc.

– ¿Cómo prepararse antes de iniciar estos estudios?

Cuando yo era directora del MBA, a todos mis alumnos les decía que no se trataba de un proyecto personal. En esta tarea se involucra a la familia y a la empresa. En definitiva, todo el entorno se ve afectado, y por eso es fundamental incorporarlos en el proceso y contar con su apoyo.

Compartir