Psicóloga Ana María Balboltín expone sobre las diferencias entre el Trastorno Límite de la Personalidad y la depresión

El pasado viernes 28 de marzo, se realizó la Charla “Diagnóstico diferencial y comorbilidad entre trastorno de personalidad límite y depresión”, en la Sede de Ainavillo de la UDD. La actividad fue organizada en el contexto del Diplomado en Psicodiagnóstico Clínico impartido por la Facultad de Psicología UDD.

Concepción.- La charla dictada por la Psicóloga Ana María Balboltín, docente del Diplomado de Psicoterapia en Trastorno Límite de Personalidad de la Universidad del Desarrollo, tenía como objetivo dar cuenta de los cuadros tipos de Trastorno Límite de la Personalidad  (TLP) y Depresión, mostrando con claridad los aspectos comunes y las diferencias entre ambos, para tener en cuenta a la hora de tratar a un paciente con tales características.

Ana María Salinas, directora de los diplomados en Psicología Clínica MPP,  inició la ceremonia dando una inducción sobre el diplomado y presentando a la expositora, quien se refirió en primera instancia a las características principales del Trastorno Límite de la Personalidad, éstas se resumen principalmente en “un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen, y la efectividad, y una notable impulsividad que comienzan al principio de la edad adulta, y se dan en diversos contextos”, explicó Balboltín.

Por otro lado, la profesional comentó que 3 de cada 4 pacientes son mujeres y que los hombres con TLP serían diagnosticados como narcisistas y antisociales.

Puntos que pueden confundir ambas patologías

Con respecto a las similitudes entre ambas patologías la psicóloga destacó que serían “un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia ante los extremos de idealización y devaluación y la  alteración de la identidad: Autoimagen o sentido de sí mismos acusada” sumando, comportamientos intensos o amenazas suicidas recurrentes.

La docente señaló que hay personas que pueden tener ambos diagnósticos, TLP y depresión. En tal caso hay que considerar que el trastorno de la personalidad siempre va a empeorar el pronóstico del tratamiento del trastorno del estado del ánimo.

Para finalizar, la profesional también se refirió a la necesidad de tratamientos especializados para trabajar con los pacientes con trastorno límite de la personalidad, ya que un tratamiento farmacológico y psicoterapéutico es primordial para la depresión, pero que el TLP responde pobremente.

A la actividad concurrieron alrededor de 40 profesionales, entre psiquiatras, psicólogos y médicos, quiénes se mostraron interesados en entender esta compleja patología con múltiples síntomas, entre ellos, sintomatología depresiva; los que enfocaron gran parte de sus preguntas en la precisión en el diagnóstico y estrategias de intervención.

 

 

Compartir