Relación entre convivencia y aprendizaje es fundamental en la sala de clases

El pasado viernes 4 de abril se realizó la actividad “Curso – taller: Destrezas para facilitar el trabajo docente con adolescentes en sala de clases”, a cargo de la Pedagoga Social Sabine Romero.

En la oportunidad, se discutió cómo la convivencia en la sala de clases es fundamental en los procesos de aprendizaje, y cómo se condicionan la una a la otra. En este sentido, María Inés Diez, directora del Programa de Postgrado en Psicología de la Adolescencia (MPA), señaló que “esta actividad tiene por objetivo llevar la Psicología de la Adolescencia a los distintos contextos de trabajo, puntualmente al ámbito escolar, y así tener una aproximación comprensiva de lo que es el adolescente y desde ahí poder intervenir y actuar”, declaró la psicóloga.

La exposición, confeccionada en conjunto por Sabine Romero y Francisca Undurraga, se centró en los adolescentes y cómo las características propias de la edad, influyen en la convivencia y el aprendizaje.

Hay que darse el tiempo de escuchar a los alumnos y alumnas cuando se percibe que algo pasa en la sala de clases”, puntualizó Romero. Por otro lado, se destacó la importancia que tienen las inteligencias múltiples, particularmente la inteligencia inter e intrapersonal, que son fundamentales en la convivencia escolar y en el desarrollo de las “habilidades blandas”, tanto de docentes como de alumnos.

La audiencia, compuesta principalmente por directores y docentes de establecimientos educacionales, fue muy participativa. Se dieron instancias de debate y reflexión compartida, además se compartieron experiencias, consejos y metodologías de trabajo.

Aportes al lugar de trabajo

Paulina Fehrmann, Psicóloga de un Colegio Montessori señaló que esta actividad le devolvió la motivación por su trabajo. “El taller me pareció muy enriquecedor y práctico, y me parecieron muy buenas las instancias de conversación. Hoy llegué cuestionándome el tema de la educación y me voy a mi casa muy motivada de nuevo, me dio gusto escuchar que aun hay gente que cree en los niños y los jóvenes”, señaló la profesional.

Por otro lado, el director del Colegio IDOP, Manuel Mundaca, se sintió muy satisfecho con el taller, pues el tema de la convivencia escolar es el eje central de su establecimiento para este año. “Me pareció bastante interesante, pues lo que se conversó nos indicó que lo que estamos haciendo en nuestro colegio, va bien encaminado. Lo que más me llamó la atención fue cómo plantearon el concepto de aprendizaje, la forma renovada de ver la educación como algo novedoso, en cuanto a hacerse más presentes en la sala de clases, el desarrollo de las habilidades blandas y un equilibrio entre el conocimiento academicista y las habilidades blandas”.

Francisca Undurraga, quien colaboró con la expositora en la presentación, es ex alumna del Magíster. Desde su posición, dijo sentirse muy complacida haber sido invitada y resaltó el aporte del MPA a su trabajo. “El Magíster me dio las herramientas para poder entender muchas cosas que yo antes sabía por intuición, es ponerle nombre a lo que hacía normalmente, y eso ha sido clave en mi desarrollo profesional“, comentó la docente de Historia y Geografía.

Por su parte, Sabine Romero se refirió a este taller desde su experiencia personal, al declarar que este tipo de actividades la enriquecen al poder escuchar experiencias cotidianas de lo que sucede en la sala de clases.  “Quedé muy gratificada porque parece que acertamos con el tema, pues la convocatoria tuvo una respuesta mayor de la que esperábamos. También quedé muy contenta, pues nos vamos nutriendo de lo que los participantes van a portando desde el terreno, ya que a veces el mundo de la Universidad nos aleja un poco de lo que pasa en terreno, y estas experiencias te vuelven a acercar a los adolescentes y a los profesores en lo cotidiano”, declaró.

¿Qué falta para mejorar la convivencia escolar?

Respecto a los desafíos en convivencia escolar que tiene Chile, Undurraga declara que “en primer lugar, debemos ponernos de acuerdo nosotros como profesores para poder dar coherencia a nuestras prácticas y estar atentos a la cultura adolescente”. Romero cree que es preciso centrar el foco en la persona del adolescente y cómo se conjuga con lo academicista. “Siento que hace falta un interés genuino y profundo por quién es adolescente hoy”.

A lo que agregó, “hay una tensión con el tema de los contenidos y la materia que se les trata de inculcar en la sala de clases, con los temas de convivencia, que muchas veces interfieren en la calidad de los aprendizajes. Por otro lado, creo que los profesores en su formación, no reciben la oportunidad de aprender estrategias de manejo de esta dimensión de manejo en la sala de clases, van aprendiendo a pulso”.

Los 60 profesionales que asistieron al taller, provinieron de los colegios Pedro de Valdivia, Colegio San José, Instituto Comercial Maritimo Pacífico Sur San Antonio, Colegio Dunalastair de Peñalolén, Colegio IDOP, Sociedad Educacional Parque Asunción S.A., Colegio San Francisco Javier y MYRE Educación.

Compartir