Alumnos de pregrado asistieron a interesante clase sobre psicoterapia

Walter Kühne dictó la charla que se realizó el jueves 16 de mayo en las dependencias del campus Rector Ernesto Silva Bafalluy (RESB).

Santiago.- Los estudiantes de psicología que quieren ser psicoterapeutas, tienen un largo camino que recorrer que no está exento de dudas. Para conversar sobre este tema, la Escuela de Pregrado de la Facultad de Psicología UDD, dictó la clase magistral “La formación como Psicoterapeuta, sentido y desafíos en el Chile de hoy”.

La charla estuvo a cargo de Walter Kühne, psicólogo de la Universidad de Chile y Magíster en Psicología Clínica de la Universidad de Santiago. En la ocasión, se conversó sobre dos ejes temáticos: 1.- el sentido de ser psicoterapeuta, y 2.- contexto y desafíos actuales.

¿Qué se necesita para ser un buen psicoterapeuta?

En una primera instancia, Kühne dejó en claro que “para ser psicoterapeuta se necesita haber sufrido”, tras lo cual se abrió el debate en torno a lo que se requiere para trabajar como psicólogo clínico. Ante esto, lo primordial a tener en cuenta es el rol del terapeuta frente al dolor, el que se compone por 3 conceptos: empatizar, comprender y aliviar.

“Estar en constante contacto con el dolor, también nos impacta como psicoterapeutas, de acá se desprende la necesidad del autoconocimiento y la supervisión”, declaró Kühne. Lo que lleva a considerar las herramientas que debe poseer un psicólogo para desarrollarse en esta área.

Según Rogers, son: la aceptación incondicional, la empatía y la autenticidad. Sobre este último punto, el expositor señaló que “debemos ser congruentes y no taparnos con máscaras frente a nuestros pacientes, es preciso ser relativamente transparente con nuestras emociones, nunca debemos mentir”.

Para Kühne, es esencial manejar tanto la teoría como la práctica. Los niveles de experiencia que se requieren deben ser tanto cognitivos como emocionales, siendo el primer aquél relacionado con el conocimiento y la organización de información, y el segundo, con el autoconocimiento y la resonancia empática.

Desafíos en el Chile de hoy

Walter, quien además es director del Servicio de Psicología Integral (SPI) de la Universidad del Desarrollo, sede Santiago, concluyó con un breve repaso sobre lo que significa estar colegiado en el Colegio de Psicólogos y en la Sociedad Chilena de Psicología Clínica.

En este mismo sentido, también explicó a los estudiantes lo que es preciso realizar para poder acreditarse en la Comisión de Acreditación de Psicólogos Clínicos.

Para finalizar, dejó la siguiente cita como motivación a los asistentes:

“Ser psicólogo clínico es realizar una vocación de ayuda y conocimiento promoviendo el desarrollo personal, propio y de los demás, para aliviar el sufrimiento y promover la autoconciencia. Lo que requiere formación teórica, entrenamiento clínico, supervisión y trabajo personal”.

Compartir