Alumnos de Psicología UDD disfrutaron y aprendieron sobre la cultura milenaria

15 días en China estuvieron Isidora Castillo y Tomás Varnet, alumnos de primer año, quienes participaron del programa “Embajadores del futuro”. Esta instancia les permitió conocer esta milenaria cultura oriental e incluso, tener clases en la Academia de Ciencias Sociales de Beijing.

Ya comenzaron las vacaciones de verano para nuestros alumnos, y para algunos de ellos vendrá una gran experiencia entregada por la Universidad del Desarrollo. Hablamos de “Embajadores del futuro”, que en esta nueva versión llevará a decenas de estudiantes a conocer –una vez más- China.

Experiencia vivida por dos de nuestros alumnos de Psicología, Isidora Castillo y Tomás Varnet, ambos de primer año. Desde el 14 al 28 de julio, tuvieron la oportunidad de viajar junto a un grupo de estudiantes y conocer las tradiciones milenarias de la cultura china.

Dentro del itinerario de los jóvenes, durante esas dos semanas, pudieron recorrer Beijing, Shanghai y Suzhou. Isidora relata que “dentro de cada ciudad fuimos a ver los lugares más importantes, como la Ciudad Prohibida en Beijing, la Torre de Perla en Shanghai y el Jardín del administrador humilde en Suzhou. Sin duda, una experiencia enriquecedora, desde todo punto de vista”, afirma.

Pero no sólo fue conocer lugares turísticos, sino que también los aspirantes a psicólogos tuvieron clases en la Academia de Ciencias Sociales de China, en la que pudieron conocer más sobre el sistema económico, político, además de la historia de este país y su desarrollo en el arte.

“El viaje en sí mismo estuvo muy bien planificado, pues en sí mismo dio instancias para todo: conocer, aprender, compartir, menos para descansar. Nos despertábamos a las 08:00 de la mañana y hasta las 16:00 horas teníamos un itinerario que incluía clases y recorridos, luego quedábamos en libertad de acción para ir en búsqueda de nuestros propios intereses”, contó Tomás, quien tuvo la oportunidad de asistir a “Embajadores del futuro” gracias a su beca por excelencia académica.

Tanto Isidora como Tomás concuerdan en que la barrera idiomática fue lo más complejo de su viaje. “Casi nadie hablaba bien inglés en China y hablar chino era muy complicado. Cuando íbamos al mercado de las imitaciones había que hacer una cantidad de gestos y hablábamos en una mezcla de idiomas para poder comprar. Si alguien lo viese de afuera sería muy chistoso”, cuenta nuestra estudiante. Por otro lado, Tomás, también vivió una anécdota con el idioma, ya que para poder comprar un instrumento en el que estaba interesado le tuvo que hacer varios dibujos a una persona para conseguir lo que quería.

Finalmente, y tras vivir este viaje, ambos alumnos destacaron que, instancias como éstas, que entrega la UDD más allá de lo académico, son vitales para su formación integral. “las experiencias fuera de la universidad también son instancias para aprender y crecer como personas, así que vivir estas experiencias es enormemente positivo”, explicó Isidora.

Compartir