¿Qué se requiere para ser un buen líder y sacar provecho de la retroalimentación?

Los desafíos al interior de las empresas nunca acaban. La innovación tecnológica viene de la mano con la capacidad de evolución en el área del capital  humano, y es por eso que las competencias directivas genéricas se convierten en un punto importante a desarrollar.

Para hablar de este tema, José Miguel Aravena, director del Programa de Formación de Postgrado en Consultoría y Coaching Organizacional (MCO), dictó la conferencia “El arte de retroalimentar en el alto desempeño” este lunes 17 de diciembre, donde profundizó en las distintas visiones que se pueden estudiar sobre la retroalimentación en el mundo empresarial.

¿Cuáles son los pilares del alto desempeño?
– Visión inspiradora
– Encuentra pasión y energía
– Enfocarte en lo positivo
– Usa la imaginación
– Controla el stress
– Construye relaciones
– Busca la excelencia
– Restablece vínculos
– Sueña
– Disfruta

En la charla, Aravena destacó la importancia de formular las preguntas de manera adecuada, de tal forma que el colaborador se vea a sí mismo como una persona capaz de alcanzar sus metas. Por otro lado, se refirió a la importancia de no dejar de lado una comunicación fluida al interior de la compañía. “Al final de año, la única sorpresa que debe recibir un colaborador, es el regalo del amigo secreto”, señaló.

También se abrió el debate en torno a los conceptos de disciplina y cómo “la retroalimentación es central para el desempeño de las personas”, en palabras de Jack Welch, quien logró hacer crecer en más de 400.000 millones de dólares a General Electric una vez que asumió su mandato.

Por último, se mencionó la importancia de la autenticidad que debe tener un líder al momento de entablar conversación. “Un buen jefe debe ser capaz de generar contenido y también ser un buen contenedor”, sentenció José Miguel Aravena.

Es importante considerar que gracias a una buena retroalimentación se puede alcanzar el éxito y cumplir las metas soñadas, o aquello que se creía imposible de lograr, “tiene que ver con una dimensión que se relaciona con el optimismo. Los líderes que sueñan son aquellos que están alterados en la realidad, es decir, podría pensar que efectivamente es posible lograr pasar de un 5to lugar a ser la mejor empresa en su categoría. Las personas piensan que ser realistas es seguir haciendo lo que están haciendo”, finalizó.

Compartir